Niños pequeños, pies descalzos

¿LOS NIÑOS TIENEN QUE IR DESCALZOS?

¿Es bueno que los niños vayan descalzos? ¿Puede condicionar su desarrollo? ¿Cómo tienen que sus zapatos?

Éstas son algunas de las preguntas que suelen a preocupar a las familias. Debido a la gran información que tenemos actualmente (periódicos, internet, amigos, etc) a veces puede ser contradictoria en estos temas. En ésta entrada intentaremos dar respuesta a estas preguntas i dar nuestra opinión sobre el tema.

Los pies de los niños tienen una sensibilidad mucho más desarrollada que la de las manos durante los ocho o nueve primeros meses de vida. Es por este motivo que es entonces cuando tienen una función esencial: informar a nuestro bebé sobre el mundo exterior palpando todo lo que tienen a su alrededor, manipular los pies y ponérselos en su boca donde las terminaciones nerviosas son más abundantes. A partir de esta edad, de manera gradual, se pierde este tipo de sensibilidad.

El hecho de llevar nuestro hijo/a calzado cuando no anda le priva de informaciones táctiles, de la percepción de la posición, el movimiento de los pies respecto al espacio, información que juega un papel importante en el sistema nervioso central.. Según las etapas descritas por Piaget sobre el desarrollo de la inteligencia, si nos centramos en la primera, la etapa sensoriomotriz (des del nacimiento hasta los dos años), son importantes la manipulación, el movimiento y aprender a organizar de manera hábil la información sensorial para adquirir la primera noción del yo, del espacio, del tiempo y la idea de causalidad.

Fisio pediatria terrassa
Fisioterapia pediatrica terrassa

Sin duda los pies, como receptores de la información, contribuirán hacia un mejor desarrollo de la inteligencia del bebé, les proporcionará una gran cantidad de experiencias descubiertas a través del tacto, como sentir diferentes temperaturas y texturas, que pueden resultar agradables o desagradables, según el gusto y las vivencias de cada niño, además de permitir aumentar su percepción del espacio debido a que los pies se encuentran en un movimiento constante.

Si nos fijamos en otros autores, para demostrar la teoría de Piaget, todos coinciden al final que el desarrollo es fruto de la interacción entre el ambiente y el organismo y uno de los factores ambientales que más interviene en el desarrollo es el del propio cuerpo dentro del espacio y su autoconocimiento.

Según lo que hemos dicho anteriormente, en la etapa previa al caminar tendríamos que mantener a nuestros bebés descalzos en la medida de lo posible (espacio protegido, caliente, etc). Por este motivo es habitual que los niños pequeños se quiten las zapatillas con facilidad. Andar descalzos favorece la formación del arco plantar, ya que como sabemos, los bebés nacen con los pies planos, de esta forma al andar sin zapatillas ayuda a tener mejor adherencia
en el suelo, ganando equilibrio y evitando contratiempos y caídas.

¿Cómo tiene que ser el calzado en nuestros bebés? Tendríamos que diferenciar entres los zapatos que utilizan cuando empiezan a andar, de los zapatos que posteriormente utilizarán cuando sean mayores. Es habitual que a las familias se les aconseje comprar zapatos tipo botas o un calzado un poco más alto y consistente en la zona del talón, para ayudar a mantener el pie y que pueda andar mejor. Sí que es verdad que este tipo de zapatos ayudan al bebé a mantenerse de pie durante más tiempo y realizar los primeros pasos pero si abusamos de calzados rígidos conseguiremos el efecto contrario. Los pies de los niños pequeños tienen que muscularse y con la ayuda de sus ligamentos son los que tienen que mantener la posición correcta. El excesivo control de la posición del pie provocado por el calzado puede reducir el trabajo de la musculatura.

Nuestro consejo es que se utilicen zapatos por debajo del tobillo, que la suela tenga una buena capacidad de flexión para evitar que no impida la movilidad del pie y tenga poca amortiguación. Los bebés tienen poco peso y para que sus huesos se desarrollen con normalidad, necesitan cierta carga de “impacto”, que es el estímulo necesario para generar un hueso de calidad. Por otra parte es importante destacar sobre el calzado que no oprima el pie de niño, ya que se encuentra en continuo crecimiento y evolución.

Fisio pediatria terrassa

Puedes reservar cita clicando aquí con nuestra especialista en Fisioterapia en pediatría o llamándonos al teléfono 688 642 131.

By | 2018-02-16T18:03:50+00:00 febrero 16th, 2018|Sin categoría|0 Comments